lunes, 17 de marzo de 2014

SEMILLAS, FRUTOS


Las semillas de la autodestrucción están en todos nosotros y acabarán con nuestra felicidad si las dejamos crecer.
Dorothea Brande


3 comentarios:

Gloria dijo...

Sin duda somos nosotros mismos quienes decidimos qué semillas plantar, yo apuesto por las buenas o al menos lo intento.
Ha sido un placer encontrar tu rincón, me gusta.
Saludos desde Tenerife.

Miguel Schweiz dijo...

No sé si estarán... Creo que es más fuerte el instinto de supervivencia. Para mí esa aparente destrucción es producida por elementos externos: medicamentos, drogas, alimentación, la falta de comunicación y la comunicación nociva de los medios.

¡¡¡Miles de besos guapísima!!!

Blanka dijo...

¡Hola Gloria! Lo mejor sin duda es que las semillas que plantemos sean buenas, eso sin duda.
Me alegro de que te guste mi pequeño rincón y eres bienvenida siempre que gustes.
Un abrazo

Ay Miguel siempre tan meditativo, yo más bien creo que como especie somos autodestructivos.
¡¡Miles de besazos mi guapetón!!